Responsabilidad Social Corporativa 2007

Descargar memoria en PDF
6.La Empresa y su relación con el medio ambiente.



A través de los distintos procesos del Ciclo Integral del Agua (CIA) vamos a mostrar nuestro compromiso con el medio ambiente.

En 2008 EMASESA no ha recibido ninguna multa o sanción derivada de incumplimientos de las leyes y regulaciones.

EMASESA tiene establecido unos compromisos de cumplimiento con los requisitos del cliente, los legales y reglamentarios, de protección del medio ambiente y prevención de la contaminación y de los riesgos laborales, así como otros que la organización suscriba de aplicación. Este compromiso se plasma en la Política del Sistema Integrado de Gestión, la cual se encuentra incluida en el apartado de Anexos.

 

>>Responsabilidad sobre los productos y servicios prestados.


Control de Calidad de Aguas

La actividad desarrollada en los laboratorios de EMASESA deriva fundamentalmente de la aplicación de los sistemas de vigilancia y control de calidad establecidos para las aguas de origen, aguas potables y aguas residuales, así como de los controles de explotación de las Estaciones de Tratamiento de Agua Potable (ETAP), que son las de El Carambolo y El Garrobo, y la Estación de Depuración de Aguas Residuales (EDAR) de Ranilla, de puesta en servicio de nuevas tuberías y de calidad de lodos de las EDAR y ETAP y de lodos compostados. Esto se ha traducido en la realización de 144.723 análisis sobre 18.250 muestras, lo que supone respecto a 2007 un aumento, por un lado del 3,3% en el número de muestras decepcionadas, y por otro de un 7,2% en el de análisis realizados. A estos datos hay que sumar las 1.931 determinaciones realizadas por laboratorios externos a la empresa, así como los más de 13.000 análisis anuales de cloro y pH realizados por las distintas áreas territoriales de EMASESA.

En cuanto a los controles de calidad realizados por los laboratorios, para garantizar los resultados obtenidos y como requisito de los sistemas de calidad implantados, se ha realizado un total de 31.387 análisis sobre muestras preparadas y patrones, lo que supone un 17,8% del total de los análisis realizados por los laboratorios de Control de Calidad de Aguas de EMASESA. Todos estos controles de calidad han sido satisfactorios, esto es que han dado como resultado el 100% de conformidad.

Control de la calidad del agua suministrada

En el caso del agua suministrada, durante el año 2008 se han procesado un total de 2.237 muestras de autocontrol, análisis completo y control en grifo del consumidor para garantizar un óptimo cumplimiento del estándar de calidad establecido por la empresa.

Se ha superado en un 45% el número de muestras tomadas para análisis de autocontrol y completos frente a las exigidas por el Real Decreto 140/2003, así como en un 29% en número de muestras para el control en grifo del consumidor.

Asimismo, se han tomado 196 muestras en domicilios particulares, lo que representa el 32% del total de muestras tomadas para el control en el grifo del consumidor. Además, para controlar el correcto funcionamiento de la red de abastecimiento de EMASESA, se han tomado 22 muestras y se han realizado 110 determinaciones analíticas.

Resultados de los Análisis de Control de Calidad

EMASESA ha cumplido durante 2008, en cuanto a los valores obtenidos, un 99,7% de su estándar de calidad, detectándose sólo un 0,3% de incidencias. EMASESA tiene establecidos dos tipos de incidencias: las derivadas del control obligatorio marcado por la legislación vigente y los que derivan de los controles internos de la propia empresa, como puntos críticos o especiales establecidos como mejora en la vigilancia y control de calidad de las aguas de consumo público.

En cuanto al primer tipo, se han producido 42 incidencias durante 2008, de las que sólo se han confirmado 6 (todas en grifos interiores). En el segundo tipo, durante 2008 se han producido 6 incidencias, de las que sólo se han confirmado 2.

Como en ejercicios anteriores, se han medido parámetros tan dispares como el pH, la turbidez o el cloro libre residual. De los parámetros analizados, EMASESA obtiene unos niveles muy por encima de lo marcado por el Real Decreto 140/2003.

Durante 2008, se contabilizaron un total de 45 solicitudes de quejas realizadas por los clientes de EMASESA, la mayor parte de ellas para comprobar la potabilidad del agua suministrada (23) o por registrar poca cloración (10). Estas quejas se transformaron en 11 reclamaciones formales, es decir, EMASESA pudo solucionar rápidamente más del 75% de las inquietudes de sus clientes.

Control de Calidad del Agua Depurada
En tareas de control de la explotación de la EDAR Ranilla, el Laboratorio de Aguas Residuales de EMASESA ha recepcionado 5.941 muestras durante 2008, y ha realizado 20.350 análisis, lo que ha supuesto un incremento del 1% con respecto al año anterior. Estas muestras representan un 32,5% de las muestras analizadas de aguas residuales y un 14,1% del total de análisis realizados por los laboratorios de la empresa.

Por otro lado, correspondiente al control de las EDAR, el laboratorio de Aguas Residuales de EMASESA ha recepcionado 493 muestras y se han realizado 5.173 análisis durante 2008, es decir, un 8% más que con respecto a 2007. Estas muestras han supuesto un 2,7% del total de muestras recepcionadas/tomadas y un 3,6% de los análisis realizados por los laboratorios.

En cuanto al Plan de Vigilancia establecido para el control de calidad de las EDAR, EMASESA hace, como mínimo, un control quincenal sobre muestras compuestas de un día de cada uno de los efluentes de las EDAR y del agua bruta de entrada, con lo que se conoce el rendimiento de la depuración y la calidad del efluente. Igualmente este Plan incluye las réplicas de los controles de las auditorías externas (Consejería de Medio Ambiente, Agencia Andaluza del Agua y Confederación Hidrográfica del Guadalquivir) y los controles derivados de las autorizaciones de vertidos otorgadas por la Consejería de Medio Ambiente (EDAR Copero y Tablada, Isla de la Cartuja y Coria del Río) y la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (EDAR Ranilla y San Jerónimo). En este sentido, durante el año 2008 se han realizado un total de 5.563 determinaciones analíticas sobre 492 muestras.

Atendiendo al Real Decreto 509/1996 por el que se establecen las normas aplicables al tratamiento de las aguas residuales urbanas, el valor medio anual de todos los parámetros legislados en los efluentes de las EDAR se han situado por debajo de los límites establecidos en él, al igual que en los recogidos en las correspondientes autorizaciones de vertido, tal como se muestra en la tabla siguiente.


Los analizadores multiparamétricos modelo Diamon, que se encuentran instalados en la salida de cada EDAR, han realizado durante 2008 un total 84.432 análisis de nitrógeno amoniacal y de fosfatos en los efluentes de las EDAR. Cada uno de los cuatro analizadores realiza una medida cada 50 minutos, lo que supone 10.554 análisis al año de cada parámetro en cada uno de los dispositivos instalados.

Control de calidad de lodos, lodos compostados y suelos

Los laboratorios de EMASESA han tomado 320 muestras durante 2008 para realizar 2.356 determinaciones analíticas.

Durante este año, se ha producido un descenso del 2% en el número de muestras recepcionadas, que han supuesto el 1,8% de las muestras recepcionadas/tomadas y un 1,6% de los análisis realizados por los laboratorios.

Obras

EMASESA invirtió durante 2008 un total de 53,70 millones de euros en la realización de obras de mejora, mantenimiento y conservación de su red general de abastecimiento y saneamiento de aguas en las localidades abastecidas, lo que ha permitido mantener el estándar de calidad ofrecido por la empresa metropolitana.

Las principales actuaciones en Sevilla capital han consistido en la mejora de la red propia de EMASESA aprovechando otras actuaciones complementarias realizadas por el Ayuntamiento de Sevilla. De esta forma, se consigue un doble objetivo: prestar un servicio de calidad minimizando el efecto negativo de las obras para los vecinos afectados.

Las principales obras ejecutadas por EMASESA en la capital hispalense se han centrado en los distritos Triana y Los Remedios, cuyas calles han sido reurbanizadas y aprovechando las actuaciones, se ha procedido a la sustitución de la red de saneamiento y/o abastecimiento.

También hay que reseñar las obras realizadas en 2008 en el Polígono Sur y Cerro del Águila de Sevilla, en el espacio comprendido por las calles Escultor Sebastián Santos y Luis Ortiz Muñoz, la avenida de La Paz y la carretera de Su Eminencia, donde se ha mejorado la red para evitar los problemas de desbordamiento del Tamarguillo. Asimismo, también se han aprovechado las obras de construcción del Metro_Centro, entre la Plaza Nueva y el Prado de San Sebastián de Sevilla, para la reposición de redes y la construcción de un microtúnel a lo largo de la avenida de La Constitución.

Tanque de tormentas de la Alameda de Hércules

EMASESA ha implementado, durante 2008, el nuevo tanque de tormentas de la Alameda de Hércules, un gran pozo que aprovecha la antigua boca de Metro prevista en este punto de la ciudad, sin uso desde los años 70, y que permitirá mejorar la capacidad de transporte de la red de saneamiento en el casco histórico de Sevilla.

Esta mejora en las canalizaciones del centro de la capital hispalense ha supuesto una inversión pública de 1,9 millones de euros. El aprovechamiento de esta instalación, sin uso final, ha supuesto para el Ayuntamiento de Sevilla un ahorro de 6 millones de euros en su construcción.

Este tanque de tormentas, el primero del que disfruta Sevilla, permite encauzar las aguas pluviales en momentos de fuertes lluvias y cuando las redes de saneamiento se encuentran saturadas, evitando las inundaciones que en esa zona de Sevilla históricamente se venían produciendo como consecuencia de la falta de capacidad de las redes de saneamiento de la zona y tratarse de uno de los puntos de menor cota topográfica de la ciudad de Sevilla. Se trata de hacer circular por la red el caudal máximo de agua permitida sin que llegue a su saturación.

Este tanque de tormentas se encuentra bajo la rasante de la Alameda de Hércules, aprovechando el antiguo recinto de Metro de los años 70. Tiene una planta circular de 24,75 metros de diámetro, una profundidad de 24 metros y un volumen de explotación de 11.500 metros cúbicos.

Por otra parte, EMASESA también tiene en explotación un tanque de tormentas en la Plaza Félix Rodríguez de la Fuente de Dos Hermanas con un volumen de 6.300 metros cúbicos, y están proyectados otros tres en la Avenida de Kansas City (63.300 metros cúbicos), Avenida Alcalde Luis Uruñuela (36.400 metros cúbicos) y en Parque Centro de Alcalá de Guadaíra (11.000 metros cúbicos):

Nueva EDAR Ranilla

EMASESA ha invertido 38 millones de euros en la construcción de la nueva Estación Depuradora de Aguas Residuales de Ranilla, una planta que se ha construido durante todo 2008 y que se prevé entre en servicio durante el primer semestre de 2009. Esta nueva EDAR sustituye a la anterior y la amplía en volumen y sistema de tratamiento, mejorando la calidad del agua depurada para su posterior reutilización o vertido a cauce público en condiciones óptimas.

EMASESA pone de manifiesto su estrategia empresarial encaminada a continuar apostando por el desarrollo sostenible al poner en funcionamiento una instalación con un bajo impacto ambiental que reduce al mínimo las emisiones de olores y ruido así como el impacto visual.

EMASESA cumple con la legislación vigente en materia de vertidos en zonas sensibles cuatro años antes de lo exigido al adecuar esta instalación a las exigencias reglamentarias, que también habrá que implantar en el resto de depuradoras en los próximos cinco años.

La nueva planta depuradora con capacidad de tratamiento para 90.000 m³ al día dispone de tratamiento terciario para un caudal neto de 15.000m³ al día y tratamiento de afino para un caudal de agua producto de 2.000 m³ al día. El tratamiento terciario permite una mayor reducción de la contaminación de las aguas y su desinfección y posibilita su reutilización en campos de golf o en zonas de ocio. El tratamiento de afino desmineraliza el agua y permite su posterior uso para elementos industriales.


>>Responsabilidad ambiental.


EMASESA se ha caracterizado por ser pionera en abanderar la gestión del Ciclo Integral del Agua desde la perspectiva del servicio público, junto con la de responsabilidad medioambiental. Ambos conceptos también se han trasladado a la ciudadanía, consiguiendo un importante índice de concienciación traducido en un consumo de agua diario por habitante de 127 litros, siendo la media en España de 178 litros.

Acciones realizadas para mejorar la gestión ambiental
Enmarcado en el proceso de implantación y certificación del Sistema de Gestión Ambiental según la norma UNE-EN ISO 14001:2004 en los diferentes centros de trabajo de EMASESA, se han realizado durante 2008 numerosas actuaciones encaminadas a la mejora del comportamiento ambiental.

Hay que señalar también el diseño, elaboración e impartición del curso “Sistema de Gestión Ambiental: Norma UNE-EN ISO 14001:2004” para personal de estos centros de trabajo, del que se realizaron 10 ediciones con 154 asistentes.

EMASESA ha conseguido una gran implicación de sus trabajadores/as en esta iniciativa, lo que se ha traducido en una reducción del consumo de papel y energía eléctrica en más del 7% en 2008.

Vigilancia de los Ecosistemas Acuáticos y gestión de los embalses

La Estación de Ecología Acuática ‘Príncipe Alberto I de Mónaco’, ubicada en el Parque Científico-Tecnológico Cartuja 93, es sede del Departamento de Ecología y Gestión Ambiental de EMASESA, el cual mantiene la vigilancia de todos los ecosistemas acuáticos relacionados con el Ciclo Integral del Agua, principalmente los destinados al abastecimiento. Asimismo, participa y desarrolla proyectos de investigación que le permiten un mejor conocimiento del funcionamiento de los mismos. Igualmente, asume la implantación y seguimiento de la Gestión Ambiental en los distintos centros de trabajo e instalaciones asociadas de la empresa, y coordina las actividades realizadas en el Arboreto del Carambolo.

El desarrollo del Programa de Vigilancia de los Ecosistemas Acuáticos implicados en el Abastecimiento a Sevilla y su área de influencia ha supuesto la realización de un total de 99 muestreos en el 2008, de los cuales 49 fueron en el embalse de La Minilla, 46 en El Gergal y 4 en el embalse de Zufre.

En cada uno de los muestreos se realizó una caracterización físico-química, microbiológica y biológica de toda la columna de agua, lo que permitió determinar el embalse y la profundidad de captación más idónea para la potabilización en cualquier momento del año. Como ejemplo de lo que supone este Programa de Vigilancia, se han realizado un total de 10.341 medidas de campo (temperatura del agua, pH, conductividad, oxígeno disuelto, potencial redox y clorofila activa) y 5.169 análisis de muestras biológicas (análisis cualitativo y cuantitativo del fitoplancton y zooplancton). Además se han realizado un total de 10.323 análisis físico-químicos, 7.104 determinaciones de microcontaminantes orgánicos y 2.034 análisis microbiológicos.

El año 2008 comenzó con unas reservas embalsadas del 71%, lo que situaba al sistema de abastecimiento en el estado de normalidad. Las aportaciones naturales, de 86 hm3 (un 27% superior que en 2007), la reducción en el nivel de fugas y la reducción de consumo han permitido terminar el año en el mismo estado, con unas reservas embalsadas del 65%.

La gestión realizada en los dos embalses de captación directa, La Minilla y El Gergal, también ha sido distinta a la realizada en el 2007 y diferente entre ellos. Así, en el 2008 La Minilla ha sido el embalse que más se ha utilizado para el abastecimiento, con un volumen captado de 77,5 hm3, frente a los 35,2 hm3 captados del embalse de El Gergal. Habría que destacar las importantes aportaciones recibidas por el embalse de El Gergal durante la primavera, debido a las fuertes precipitaciones que tuvieron lugar en esa época del año, lo que determinó unas tasas de renovación del agua significativamente mayores que en el resto del año.

De nuevo, durante 2008, los embalses de abastecimiento han mostrado un agua de muy buena calidad, presentando un grado de eutrofia moderado. Esto, junto con el Programa de Vigilancia desarrollado en estos ecosistemas, ha facilitado la toma de decisiones a la hora de elegir el embalse y la profundidad de captación y por tanto, ha permitido garantizar siempre un agua en origen de buena calidad.

En este sentido, el Sistema de Alerta Temprana, que forma parte de este Programa de Vigilancia, ha dado como resultado un total de 33 alertas, relacionadas con cambios de color del agua, proliferación de algas e incendios, no habiendo comprometido ninguna de ellas el uso del agua para el abastecimiento.

Producción de energía eléctrica

Una de las principales premisas de EMASESA es un continuo respeto por el medio ambiente y el ahorro de agua. Asimismo, la empresa ha apostado por el uso de energías renovables, como es la producción de electricidad en minicentrales hidráulicas ubicadas en los embalses, la cogeneración en las EDAR o la producción de energía solar.

Producción de energía hidroeléctrica

Las masas de aguas almacenadas en embalses, contienen una gran energía potencial. Esta energía potencial, cuando la masa de agua se moviliza desde un embalse a otro, o a la propia ETAP, siempre que el punto de destino sea de altura inferior al de origen, se puede transformar en energía cinética y por medio de turbinas mecánicas transformar esta energía cinética en energía eléctrica. Esta transformación se realiza en las centrales hidroeléctricas situadas a pie de los embalses de Aracena, Zufre y La Minilla. Así, la producción de energía hidroeléctrica durante el 2008 ha sido de 21,8 GWh, siendo la producción en 2007 de 10,9 GWh.

Si bien en la cantidad de energía eléctrica producida anual influyen diversos factores que no dependen de la gestión de los profesionales de EMASESA, como son las lluvias caídas en el año hidrológico, en la explotación de las minicentrales se han aplicado criterios de optimización de producción energética y rentabilidad económica, prevaleciendo en todo momento los criterios de calidad, seguridad, garantía del suministro y preservación del recurso hídrico.

Producción de energía solar

EMASESA acordó, a finales de 2008, la puesta en marcha de una central solar fotovoltaica en las instalaciones de la planta potabilizadora de El Carambolo, que cuenta con una potencia instalada de 1.100 kW, suficiente para atender la demanda de electricidad equivalente al consumo de 250 viviendas al año. La inversión realizada por la empresa asciende a los 5 millones de euros. Durante el año 2008, la producción de energía solar de la planta de El Carambolo ha sido de 14,99 MWh.

EMASESA también aprobó en 2008 la instalación de paneles solares en diferentes instalaciones de su propiedad, como el nuevo edificio ubicado en el Polígono Industrial Carretera Amarilla, en edificios de la EDAR El Copero, Ranilla y Tablada y en los depósitos de San Juan III y El Patriarca II, que han supuesto una inversión de casi 3 millones de euros y cuya potencia instalada de 560 kW, generará la electricidad equivalente al consumo de 127 viviendas al año.

Por último, la experiencia obtenida en la explotación de estas instalaciones, el marco regulatorio favorable a este tipo de generación y la disponibilidad de terreno en la EDAR Copero se han traducido en un nuevo proyecto de mucha mayor escala. El proyecto contempla, en sus primeras fases, la instalación de 8 huertos solares de 97 kWp cada una, totalizando una potencia de 778,35 kWp cuya energía generada será entregada a la red en su totalidad. Se ha optado por utilizar paneles dotados con dispositivos de seguimiento solar, lo que mejora el rendimiento, si bien requieren una inversión algo más elevada que los convencionales y que asciende a 7,3 millones de euros. Se estima que la generación de energía puede alcanzar 1,4 GWh anuales, lo que supone una proporción muy significativa respecto a la energía eléctrica que EMASESA adquiere anualmente.

En noviembre de 2008, EMASESA y la Corporación Alisios firmaron un convenio de colaboración para el fomento de la energía solar, con el doble objetivo de mejorar la calidad de vida de las personas y luchar contra el cambio climático. Entre las iniciativas a impulsar, destacan las destinadas a avanzar en el estudio de las fórmulas más adecuadas para la implantación de nuevas tecnologías energéticas relacionadas con el agua caliente sanitaria en viviendas, así como aquellas para impulsar la innovación y el desarrollo tecnológico respecto a la energía solar fotovoltaica.

El convenio, de dos años de duración, servirá para determinar áreas energéticas de actuación preferente, integración arquitectónica y gestión de instalaciones vinculadas a la prestación de servicios energéticos, promover iniciativas tecnológicas y de innovación, así como la creación de grupos de trabajo formados por personal técnico de ambas instituciones.

Este convenio supone para EMASESA avanzar en su línea estratégica de “Desarrollo de estrategia diferenciada para energías renovables”, iniciada con el complejo fotovoltaico que se encuentra en Copero, y que esta formado por diez plantas de energía solar de 100 Kwp.

Cogeneración de energía en EDAR

Desde 1997 se dispone de equipos de cogeneración para el aprovechamiento de gas de digestión producido en las EDAR. Se ha ido sustituyendo paulatinamente el quemado de gas en antorcha y calderas para destinarlo a cogeneración (generación de energía eléctrica y calorífica simultáneamente). Se está procediendo a la puesta en servicio de un nuevo motogenerador de 740 kW, situado en la nueva EDAR Ranilla. En esta misma EDAR se instalarán los dos motogeneradores de 240 kW cada uno, procedente de la antigua EDAR Ranilla.

Hasta la fecha toda la energía eléctrica producida en las EDAR se autoconsume. Se está gestionando la incorporación de las producciones de energía eléctrica a la red eléctrica exterior, en las instalaciones de EDAR Tablada y EDAR Copero, para tener un balance económico más favorable.

La producción de energía para cogeneración en 2008 ha sido de 15,85 GWh.

Eficiencia en la gestión del recurso hídrico

Pérdidas en el Sistema de Abastecimiento
Para que la Unión Europea financiara la construcción del embalse de Melonares, EMASESA adquirió una serie de compromisos, entre los que se encontraban la reducción de los índices de pérdidas en las redes de aguas. EMASESA ha cumplido con cuatro años de antelación estos compromisos. Ya en 2008, las pérdidas en la red eran del 14,1%, mientras que el compromiso para 2011 era del 15,5%, es decir, se ha reducido hasta un 1,4% más.

Este esfuerzo inversor y estratégico ha quedado así de manifiesto al conseguir, ya en el año 2007, el cumplimiento de todos los objetivos de la UE previstos para el año 2009 y también los objetivos previstos para el 2011, a excepción de las pérdidas en distribución que tienen que reducirse en un 1,5% más.

La reducción de las pérdidas en las redes de distribución también se pone de relieve al observarse cómo ha ido reduciéndose el volumen de agua distribuida en los últimos años, aun habiéndose incrementado la población. En el año 2000 el volumen de agua distribuida al mes era de 9 hectómetros cúbicos mientras que en el año 2008 ha sido de 7,7 hectómetros cúbicos.

Inversiones realizadas para reducción de las pérdidas

Todo esto ha sido posible gracias a importantes inversiones realizadas en los últimos años en la mejora de las redes de distribución, gracias a las actuaciones llevadas a cabo de modo programado y a los trabajos de diagnóstico de la red y de los nuevos equipos de medición, que han permitido una reducción notable de las pérdidas.

Las inversiones en las redes de distribución y de transporte realizadas en el año 2008 fueron las siguientes:

En total las inversiones en el año 2008 relativas a la reducción de pérdidas fueron de 13.059.530 euros.

La red de distribución de abastecimiento de agua potable de EMASESA tiene 3.462 kilómetros y, en la actualidad, los volúmenes de pérdidas por rotura, por el uso natural de las mismas dada su propia naturaleza y por los usos de transportes a las diferentes poblaciones que de norte a sur suponen más de 50 kilómetros y de este a oeste más de 36 kilómetros, están cifradas por el conjunto de todos los sistemas de gestión de EMASESA en un 13,2%, habiéndose disminuido de modo importante en los últimos años, teniendo en cuenta que en el año 2004 se encontraba el índice total de pérdidas en un 18,4%.

Depuración de Aguas Residuales

Avances en el proceso terciario
Los tratamientos para la depuración de aguas residuales reciben varias denominaciones en función de los rendimientos obtenidos en la eliminación de los distintos contaminantes del agua residual, expresados fundamentalmente como Sólidos en Suspensión, Demanda Química de Oxígeno, Demanda Bioquímica de Oxígeno, Nitrógeno y Fósforo.

Así, los llamados tratamientos primarios comprenden una serie de operaciones físicas (desbaste, desarenado, decantación, etc.) mediante las que se obtienen unos rendimientos que no suelen superar el 65% de eliminación de materia orgánica (compuestos de carbono).

Los tratamientos secundarios son aquellos procesos químicos y sobre todo biológicos, cuyos rendimientos en eliminación de materia orgánica superan el 90%. Comprendería la estabilización en balsas de activación seguida de una decantación de los fangos producidos.

Si nos referimos a los llamados tratamientos terciarios, además de todas las operaciones comprendidas en los tratamientos anteriores, se añaden otros procesos u operaciones (tratamiento biológico, tratamiento químico, decantación, filtración y desinfección) para eliminar la materia orgánica en un porcentaje superior al 95% y otros compuestos de nitrógeno y fósforo que apenas son eliminados en los tratamientos más sencillos. Es un tratamiento más completo en la depuración de aguas residuales.

Todas las EDAR que gestiona EMASESA poseen tratamiento secundario de tipo biológico (sistema de fangos activos), con rendimiento que supera el 93% en eliminación de materia orgánica. Todas, excepto la EDAR Mairena-El Viso, disponen también de tratamiento de estabilización de fangos mediante digestión anaerobia y deshidratación, con aprovechamiento energético del gas producido, fundamentalmente metano. Alguna de ellas, como la EDAR Copero, dispone de un tratamiento adicional terciario para posible eliminación de nitrógeno por vía biológica, aunque también elimina fósforo, y también dispone de un tratamiento terciario para la reutilización del agua para riego de praderas de césped de la propia planta. La nueva EDAR Ranilla también contempla el uso de tratamientos terciarios.

Convenios con grandes clientes

EMASESA ha firmado durante el año 2008 convenios para reducir los vertidos contaminantes a la red por parte de los grandes clientes y como consecuencia de ello 15 industrias han mejorado la calidad de sus vertidos tras las medidas tomadas.

En la firma de los convenios, las empresas se han comprometido a adoptar las medidas correctoras oportunas para adecuar sus vertidos en un plazo máximo de tres meses desde la firma del documento. Asimismo, EMASESA destina hasta el 75% de las cantidades facturadas al industrial por el concepto de contaminación para aplicarlo en la financiación de las obras, instalaciones o medidas necesarias, sin que en ningún caso esta bonificación haya superado el 50% del coste del proyecto presentado.

De esta forma, EMASESA colabora con sus grandes clientes a la hora de reducir el impacto sobre la red general de EMASESA.

Paralelamente, EMASESA ha desarrollado un proyecto de protocolización y asesoramiento en asuntos relacionados con el agua con sectores productivos con grandes consumos, como el hostelero, los talleres de reparación de automóviles, grandes superficies y centros deportivos. De esta forma, se consigue que las distintas empresas mantengan un autocontrol de sus vertidos y reduzcan su consumo de agua mediante un uso más eficiente de la red de abastecimiento y saneamiento.

Convenio reutilización agua por parte del Real Club de Golf de Sevilla

EMASESA y el Real Club de Golf de Sevilla van de la mano en la reutilización de agua, en concreto para el regado del campo de golf de esta entidad sevillana. En concreto, el Real Club de Golf de Sevilla necesita para sus instalaciones un máximo de 5.000 m³/día, destinada para atender el riego del campo de golf cuya superficie regable es de 50 hectáreas, así como acometer las instalaciones necesarias para ello.

En la actualidad, en la Estación Depuradora de Aguas Residuales ubicada en Ranilla se proporciona un abastecimiento de agua tratada al Club, a la que se le aplica un tratamiento de depuración secundario más una cloración adicional. Dicho abastecimiento se realiza de forma eventual para una demanda de 3.000 m³/día y, para estos fines, se suscribieron en los años 1991 y 1992 sendos convenios de colaboración entre ambas entidades.

Control de vertidos

EMASESA está inmersa desde 2001 en el desarrollo e implantación de un programa de calidad que ha derivado, en materia de control de vertidos, en la acreditación de la actividad de inspección de los vertidos de aguas residuales a la red de EMASESA, así como de los análisis in situ que se realizan en estas inspecciones.

Este hecho se ha conseguido en 2008, al obtener la acreditación como Entidad de Inspección Tipo C según criterios recogidos en la norma UNE-EN ISO/IEC 17020 para las actividades de inspección en el área medioambiental (Acreditación número 160/EI259) y como laboratorio de ensayos según criterios recogidos en la norma UNE-EN ISO/IEC 17025 para la realización de los ensayos de aguas (Acreditación número 389/LE1290).

De este modo, los trabajos de realización de muestras, inspecciones y ensayos para comprobar que los vertidos industriales que recogen sus colectores cumplen con la legislación vigente, y refuerzan la estrategia de la empresa por garantizar que el vertido a cauce público es óptimo y, por tanto, su actividad es sostenible.

Por otro lado, EMASESA también realiza inspecciones, tomas de muestras y ensayos para comprobar el origen de un contaminante que pudiera afectar al correcto funcionamiento de las instalaciones públicas de saneamiento y que pudiera tener repercusiones negativas sobre la explotación de las EDAR.

Como consecuencia de los diferentes controles que se ejercen sobre los vertidos de las empresas, se han podido detectar diversas situaciones de incumplimiento de los límites máximos de vertido. Con el fin de paliar estas situaciones, EMASESA ha prestado un servicio añadido para asesorar a las empresas contaminantes para la adecuación de los vertidos a la ordenanza municipal correspondiente.

El desarrollo de la actividad de control de vertidos ha supuesto la realización de un total de 12.714 ensayos sobre 853 muestras tomadas en las visitas de inspección.

Durante el año 2008 se han mantenido varias reuniones de la Mesa Técnica constituida con los Industriales de la Aceituna de Mesa de Dos Hermanas (IAMDH) para abordar la problemática de sus vertidos. Como fruto de estas reuniones, los citados empresarios han instalado un sistema para el desengrase, corrección de pH y homogeneización conjunta de sus vertidos. La explotación de estas instalaciones comenzó en febrero de 2008.

Compostado

Proyecto OSCAR
EMASESA está desarrollando desde 2006, en colaboración con Befesa-Agua y las Universidades de Sevilla y de Cádiz, el proyecto de investigación para la oxidación supercrítica de aguas residuales (conocido por sus siglas, OSCAR). Este programa, desarrollado durante todo 2008, ha permitido la eliminación de los lodos procedentes de las aguas residuales y convertirlos en material inerte para su utilización como material para carreteras y para la construcción, entre otros usos.

El Proyecto Oscar supone un proceso limpio en el que se obtiene, tras la oxidación supercrítica de lodos, la reducción en un 90% de los mismos teniendo como resultado material inerte, agua y gases poco contaminantes.

El agua resultante del proceso no requiere tratamiento alguno y cumple los requisitos de las normativas para su posterior vertido a cauce público en condiciones óptimas, y el calor y vapor liberados del proceso de oxidación se aprovechan energéticamente para alimentar la propia planta y producir energía eléctrica.

Los lodos reducidos a material inerte y libre de contaminantes que no pudieran destinarse como base para la elaboración de material para carreteras o como base de materiales para el sector de la construcción se llevan a vertederos controlados.

Así este proceso permite redundar doblemente en el cuidado del medio ambiente, al eliminar en un 90% el volumen de los lodos que EMASESA no destina al compostado y al eliminar de contaminantes el producto resultante.